domingo, 26 de diciembre de 2010

Esperando la salida del Sol



"desmembrados
acertamos miradas
y vemos en medio
de oscuridades
arcoiris del alma"
- Roberto Moscoloni.
  





Sueño nº 1

Dos energías encontradas
en un rayo de sol
un astro gigantesco
una bola de fuego eterno
nos miraba

La tierra
debajo de nuestros pies
se deslizaba
el tiempo
una vez mas
cambiaba su ritmo

(Para quienes se ríen de los números del reloj
el placer de entender lo relativo
de reconocer el latido que viene desde el suelo)

Los pájaros
surcan el cielo a sus anchas
algo de revuelo y brisa fresca
puede olerse
en el aire de lo infinito

Nuestros cuerpos
suspendidos
en el centro
las manos se aferran al cemento
la sensación de flotar
entre las estrellas
que ya se marchan
y el centro de esto
que llamamos nuestro mundo.



Sueño nº 2

Mantenés tus ojos
fijos en la luz
de la mañana que comienza
a calentar tu cuerpo

Observo el brillo
de los rayos de sol
en tu pelo
y no puedo evitar
hundir mis dedos
y acariciar tus rulos

El arcoiris
Árboles, techos de casas, catedrales...
Y esas calles
por lo bajo
que ahora no vemos
pero en las que ayer
me besabas
sosteniéndome la mano


Sueño nº 3

Desaparece el cansancio
cuando recorremos esas calles
  a la par

 Los momentos se vuelven plenos
cuando esperamos el amanecer
y luego de cada risa
te acercás a darme un beso

Te pregunté
cuánto tiempo transcurre, según el reloj, h
asta que el sol nace
 me dijiste que es
el tiempo de unos besos

Unos besos
que después de llevarme
contra la primera pared cómplice
dejaste tu saliva en mis labios
y nos embarcamos
en el amor de la mañana

Si en la distancia
mi voz despierta tus ojos
las flores gozan del Sol
y escuchas los pájaros

 Una escucha
libre de palabras
cargadas de energías
viajeras y colapsadas.







martes, 14 de septiembre de 2010

Palabras Primeras



una manada de ojos piadosos
disparaban lástima contra vos
mientras el orgullo en mi interior
te hacia cómplice y testigo

el Morbo apareció vestido por el pasillo
con su disfraz de mártir señora, sonreía,
deslizando sus dedos por la puerta
 la escena la extasiaba y divertía

los miedos se hicieron reales
con su aparición en segundo plano
intentando desencontrar nuestras horas
rompiendo nuestras almas en lo amargo

 no pude contarte que soltaron mi corazón
mientras los días de grises invadían mi suerte
tuve que robar una flor, se que vas a entender
una sola, para sobrevivir con los fuertes

un imperio de fuerzas creaste
que acunaron mis recuerdos en la calma
expulsaste a los hipócritas y a tus fantasmas
me enseñaste a tomar revancha

tu llama debió debilitarse
y así poder alimentarse de cenizas
renunciaste a tu cuerpo y soñaste profundo
apostando en un tablero de fichas movedizas

una rueda de azar tiró los dados
mientras tus brazos me hacían dormir
una mano transparente jugaba a bailar
mientras vos me enseñabas a reír

acá quedan kilómetros de años por surcar
y tu legado lo aferro bajo mi brazo
te beso en la frente, una vez más,
te doy gracias por haberme creado

no habrá por delante demasiadas penas
que hagan a mis pies caminar en círculos
desde el día en que me viste nacer
tu luz me guió lejos de abismos

tus manos se arrugaron y se recrearon
me hamacaron, me señalaron el cómo
me dejaste entrever el vacío
para sujetarme a la vida

aún no terminó de caer la arena del reloj
todavía  nos restan las palabras y consejos
nos sobran instantes de sol y lluvias
tus abrazos que necesito ante el desconcierto

mis primeras P y A, una vez, te nombraron
letras que duplicadas marcaron un comienzo
hoy te escribo muchas y dicen lo mismo:
en mi luz, tu amor marcado a fuego.




...fuerza viejo...


martes, 24 de agosto de 2010

Zapato de oro


un reflejo de lo eterno
el símbolo infinito sobre el agua
una madeja de inocencias atesoradas
un zapato de oro en la pesca
 
una tarde que se convierte
en fantasía de infante
un racimo de manos expectantes
encienden las luces
y creen y cantan
por la cosecha
 

un recuerdo inmortalizado
el olor a moho de las algas
la sensación de todo un mundo 
por explorar
por tocar
un sueño que late inquieto
el rescatar un ave sumergida
la adrenalina en el azar
por buscar
por arriesgar

 

unos cordones mal atados
un borde que divide los riesgos de embarrarse
grandes puñados de piedras submarinas
que descienden a lo profundo del misterio


                                                                un lago que se convierte 
en mar de posibilidades
un rebaño de peces fluorescentes 
comienzan la danza
y ríen y lloran 
por lo paradójico


lunes, 23 de agosto de 2010

"IMPULSO"

Foto de mi autoría, en el Bosque de la ciudad de La Plata  



Se deslizan mis pies en el lugar
una escalera mecánica de sensaciones
 que convierten las piedras en arenas movedizas
extiendo mis brazos como abrazo desesperado

miro hacia la cima y mis ojos sangran
dos botas de cemento hunden mis pasos ,
las pupilas se encandilan ante el brillo de las luces 
mis plumas se vuelven frágiles ante la brisa

no es una caída, es aún peor
es permanecer, estática ante los cambios
es girar en círculos hacia ningún lugar
es evitar el cansancio de la cuesta arriba

son dos brazos, demasiados humanos, para sostenerme
son dos piernas, de carne y hueso, que ya no responden
son dos reflejos, el que soy y el que quiero ser
son dos manos, jóvenes y gastadas, que se esconden cobardemente

es un punto de partida, tan sólo eso
un barco a todo vapor que está listo para zarpar
un puñado se sueños nuevos que se agitan desde adentro
un dolor, tan intenso, que es necesario expulsar

la llama eterna que nunca se apaga
es una dulce canción, suficiente razón por hoy
una luz que comienza a expandirse
un río de flores que recorren mis venas

mis pies se desprenden como raíces
mis manos salen de su refugio 
mis brazos se convierten en sostén,
mis ojos empiezan a reconfortarse en el sol

avanzo, con mis pensamientos inclinados hacia adelante
como un peregrino que cuida su rebaño de sueños,
 el pozo circular quedó a mis espaldas
como una huella sombría , gritándome que regrese

pero mi luz toma energía de los árboles
mi esperanza bebe anhelos de esta tormenta
los miedos me impulsan, la soledad me acompaña
y en mi alma y mente sólo una idea:


                          r ...
                 a
             z
         n
    a
     v      
...a          

"A tientas" // Mario Benedetti

...días en que sólo se necesita un abrazo...
Se retrocede con seguridad
pero se avanza a tientas
uno adelanta manos como un ciego
ciego imprudente por añadidura
pero lo absurdo es que no es ciego
y distingue el relámpago la lluvia
los rostros insepultos la ceniza
la sonrisa del necio las afrentas
un barrunto de pena en el espejo
la baranda oxidada con sus pájaros
la opaca incertidumbre de los otros
enfrentada a la propia incertidumbre
se avanza a tientas / lentamente
por lo común a contramano
de los convictos y confesos
en búsqueda tal vez
de amores residuales
que sirvan de consuelo y recompensa
o iluminen un pozo de nostalgias
se avanza a tientas / vacilante
no importan la distancia ni el horario
ni que el futuro sea una vislumbre
o una pasión deshabitada
a tientas hasta que una noche
se queda uno sin cómplices ni tacto
y a ciegas otra vez y para siempre
se introduce en un túnel o destino
que no se sabe dónde acaba.

viernes, 20 de agosto de 2010

Brote

El lazo incorruptible de nuestras miradas lucharon contra esta despedida. 
Nuestros ojos se buscaron a centímetros de distancia.
Cuatro lunas marrones, las tuyas más claras que las mías, 
se chocaron verborrágicas en el grito mudo del no te vallas.

Se desgarró de a poco la piedra de mi motor,
se enjaularon los te quiero en tu pecho;
los últimos besos dejaron un gusto ácido en mi boca
y estalló de pronto nuestras vidas en un impensado fin.

- Debo resistir- me dije- ésto también pasa.
Pero el miedo me hundió la cara en la arena.
Fue tu imagen, alejándose, cada vez más chiquita,
que se abalanzó sobre mí como una ola gigante.

Noté que mi llama brillaba débilmente,
como una fogata a punto de extinguirse.
Mi luz aún me habita, me alimenta.
 -No todo está perdido-.

Dejaste una semilla en la grieta de mi piedra,
una diminuta energía que me impulsa a creer.
La observo, la huelo, la toco, la cuido.
Ya está aquí, floreciendo en mí.



miércoles, 18 de agosto de 2010

"Canción para los días de la vida" // Luis Alberto Spinetta

Este dia empieza a crecer
voy a ver si puedo correr
Con la mañana silbándome en la espalda
o mirarme en las burbujas.

Tengo que aprender a volar

entre tanta gente de pie.
Cuidan de mis alas unos gnomos de lata
que de noche nunca rien.

Si la lluvia llega hasta aquí

voy a limitarme a vivir.
Mojaré mis alas como el arbol o el angel
o quizás muera de pena.

Tengo mucho tiempo por hoy

los relojes haran que cante

Y la espuma gira en torno a mi piel

me han puesto manos para hablarle
a las cosas de mi.

Y al fin mi duende nació

tiene orejas blancas
como un soplo de pan y arroz

Y un hongo como nariz

cuatro pelos locos
y un violín que nunca calla
solo se desprende y es igual a las guirnaldas.

Este dia es algo de sal

me dejó vibrando al nacer
pesa y es liviano como un hilo sin nombre
suena un poco a mi guitarra.

Tengo que aprender a ser luz

entre tanta gente detras.
Me pondré las ramas de este sol que me espera
para usarme como al aire.

Y es que al fin mi duende se abrió

tiene un corazón de mantel y batón
y un guiño al ver que todo es verdad.

Ya los gnomos cuiden

a un violín que siempre canata
nunca se adormece y es igual a las guirnaldas.

Y es que nunca calla, solo se desprende

y es igual a las guirnaldas.


 

lunes, 16 de agosto de 2010

Una de las mil y una noches

Llegué al bar bastante tarde, aunque no haya horarios, mis amigos ya estaban sentados en la mesa de siempre. El sabio compañero REL estaba tocando con sus dedos el borde de la copa, algo pensativo, pero me recibió como siempre son una sonrisa de bienvenida.

A su costado estaba Alís, contándole una historia de amor a nuestro amigo, con los ojos llenos de vida. REL la escuchaba atento, con la seriedad con que los abuelos atienden las palabras de sus nietos.

A unos pocos metros, Ana danzaba al ritmo de un vals en la pista de baile. Había saltado ya, hacia el otro lado, y el volcán de sus adentros parecía escapárcele por el cuerpo.

Me senté en la mesa silenciosamente, los tres me miraron y callaron. En mi cabeza todavía deambulaban las tormentas de la otra realidad, pero no quise, no pude, contarles de mi angustia. Demasiadas cosas que después de un rato en el bar, ya no parecían pertenecer a ese espacio.

Sin hablar los tres bebimos otra ronda, mientras Ana continuaba bailando y parecía inundar el lugar de magia. Pasaron unos minutos y Alís rompió el silencio con otra historia, una fábula hermosísima que desprendieron sonrisas de REL y alguna que otra lágrima mía.

Las luces tenues y el olor a incienso transformaban el lugar en el de las mil y una noches, los fantasmas habían quedado rabiosos por fuera de nuestro bar, apoyando sus manos frías en los vidrios de las ventanas.

A pesar de lo que muchos imaginan, nuestro bar no tiene bibliotecas, pues cada uno de nosotros inventa las historias: recitamos poesía, cuentos, relatos, ideas, alguna veces citamos a algún sabio pero sólo un tocadiscos viejo es nuestra compañía.

Al finalizar la historia de Alís, Ana se acerca a nuestra mesa y nos invita a bailar el vals, que continuaba sonando de fondo como momento de antaño. Y entregados a los instantes de nostalgia, danzamos todos desplegando nuestras alas pero deslizando los pies sobre el piso de madera, dibujando mandalas de ensueño, "haciendo estallar en pedazos la monotonía" de la noche.  


viernes, 13 de agosto de 2010

... Eterno Retorno ... F.Nietzsche

"Todo pasa y todo vuelve, eternamente gira la rueda del ser. Todo muere, todo reflorece; eternamente se desenrolla el año del ser. Todo se rompe, todo se reajusta; eternamente se edifica la morada del ser".

martes, 10 de agosto de 2010

"Mucho más grave" - Mario Benedetti


Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo.
Sin embargo hay algo que quisiera aclararte,
Cuando digo todas las parcelas,
no me refiero solo a ésto de ahora,
a esto de esperarte y aleluya encontrarte,
Y carajo perderte,
Y volverte a encontrar,
Y ojalá nada más.
No me refiero a que de pronto digas, voy a llorar
Y yo con un discreto nudo en la garganta, bueno llora.
Y que un lindo aguacero invisible nos ampare
Y quizás por eso salga enseguida el sol.
Ni me refiero a solo a que día tras día,
aumente el stock de nuestras pequeñas y decisivas complicidades,
o que yo pueda creerme que puedo convertir mis reveses en victorias,
o me hagas el tierno regalo de tu más reciente desesperación.
No.
La cosa es muchisimo más grave.
Cuando digo todas las parcelas
Quiero decir que además de ese dulce cataclismo,
tambien estás reescribiendo mi infancia,
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran,
y vos en cambio sabés que eso no sirve.
Quiero decir que estás rearmando mi adolescencia,
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos,
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo,
mi germen de alegria y regarlo mirándolo.
Quiero decir que estás sacudiendo mi juventud,
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos,
esa sombra que nadie arrimo a su sombra,
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas,
y quede la armazon de mi verdad sin proezas.
Quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia,
este extraño confín de angustia y nieve,
esta bujia que ilumina la muerte,
este precipicio de la pobre vida.
Como ves es más grave,
Muchisimo más grave,
Porque con éstas o con otras palabras,
quiero decir que no sos tan solo,
la querida muchacha que sos,
sino también las espléndidas o cutelosas mujeres
que quise o quiero.
Por que gracias a vos he descubierto,
(diras que ya era hora y con razón),
que el amor es una bahia linda y generosa,
que se ilumina y se oscurece,
según venga la vida,
una bahia donde los barcos llegan y se van,
llegan con pajaros y augurios,
y se van con sirenas y nubarrones.
Una bahia linda y generosa,
Donde los barcos llegan y se van
Pero vos,
Por favor,
No te vayas.

 

"...porque me importa verte bien, porque estás lejos y no, porque hoy dormiremos bajos las mismas estrellas..."
Noralí.

lunes, 9 de agosto de 2010

Vuelo [momentánea-mente] postergado



No sé cuántos probaron, a los cinco años,
abrir un paragüas y saltar desde una silla,
estratégicamente ubicada en el patio,
con las ansias idiotas de querer emprender vuelo.

¿Alguien tuvo el sueño repetido
de volar incansablemente, 
nadando entre las nubes, flotando en un aire espeso?
Hablo de esos sueños ajenos al tiempo, 
que no pertenecen a noche alguna,
pero que la almohada trae una y otra vez.

No se cuántos pudieron ver el arco iris 
que se esconde dentro de una burbuja.
¿Cuántos desistieron de explotar las burbujas con las manos
y esperaron ver contra qué mueble estallaban?

Tenía diez años y todavía abrazaba los árboles
para escucharlos, para sentir que estaba tan viva como ellos.
¿Cuándo nos olvidamos de mirar hacia arriba,
de despegar nuestra mirada del asfalto?

No sé cuándo el reloj de mi imaginación se detuvo
y en un baúl mi mundo pareció resguardarse.

Hoy sólo saco mi paragüas para los días de lluvia,
ya no recuerdo bien los detalles de mis sueños,
y no volví a hacer burbujas más que con mi detergente.

Pero hace tiempo que no miro las baldosas de la vereda,
intento, todavía, encontrar vida en los olvidados árboles.
Con suerte, dentro de un tiempo, podré imaginarme
volando en una burbuja de jabón.






lunes, 2 de agosto de 2010

Universo




todo lo que fluye se vuelve sólido en un momento
...porque todo se transforma...
lo que llamamos materia sobrevive a los años y al clima

sólo somos energía y materia en constante transformación

...lo sólido
luego de un momento

comienza a fluir...

todo el universo puede volver a su origen
toda esa energía puede colapsar en un beso
caminamos inconcientes de nuestros huesos
todo en polvo se convertirá y desde la tierra se transformará

...lo volátil y efímero siempre cobra vida bajo el sol...

somos huesos, somos materia
somos besos, somos energía
somos vida, somos universo


martes, 15 de junio de 2010

Insomnio



No puedo empezar. La cursilería abre paso entre mis palabras para nombrarte.
Pero la inmensidad de tus ojos detienen mis dedos sobre el teclado...
...
...
...
Indefinido el tiempo que me quedo mirándolos y ya no me acuerdo lo que quería escribir.
No dejo de pensar en los cambios. ¿Cómo se le devuelve a una persona volver a cantar en las mañanas?
No estoy hablando de favores, digo, cómo explicarte que sin saberlo alejaste tantos fantasmas, tantos grises.
Es ese hueco en tu pecho, entre tus hombros, donde el tiempo se detiene a reposar. Rincón reservado que me aleja de ese mundo, el que llaman real.
Descubriendo que la complicidad reduce la distancia de dos, nada resulta de vos demasiado lejano. Los celos ya no exigen signos de vida, no piden explicaciones absurdas.
Comienzo a ver más brillos sobre los rostros y el sol comenzó a ser más sol sobre los árboles.
Si con el tiempo la palabra se convirtió en la fuente que despejó mis dudas, fue tu escucha que sostuvo muchas noches este insomnio.
Un lazo que anhela pero no aprisiona, que arde pero no quema, que es fuerte pero dócil.
...

...

PIENSO:


- Éste lazo son como mis sueños, esa noche donde todo parecía flotar. Otra noche de insomnio, esas donde las verdades se revelan.

jueves, 3 de junio de 2010



En las esquinas se encuentran vientos temperamentales, un remolino de hojas secas y bolsas se eleva por sobre el asfalto sin que nadie los mire.
A sus costados los pasos deambulan ignorando la energía del espiral. La brisa erguida juega con los rayos de sol, que hace las hojas cada vez más brillantes.
Los amarillos y naranjas se confunden entre el plástico que bambolea emitiendo sonidos de sacudidas.
A tan sólo unos metros unos pies se acercan apacibles, con timidez pero expectantes del crujido de las hojas que no dejan de danzar sobre la boca de tormenta.
Silenciosamente una mano entra en escena. Se desliza sobre el ras del suelo y toma una de las hojas ,que por un instante descendía flameando.
La envuelve entre sus manos, la mira, la pone a contra luz. La inspecciona cuidadosamente, la acaricia y la guarda dentro de su libro.
Una sonrisa se dibuja y se remite a la hamaca de la plaza de su infancia.
Se aleja, entre la gente.
Viendo, mientras el resto sólo mira.

A mi amiga Lau, con cariño...
:)

miércoles, 19 de mayo de 2010

martes, 18 de mayo de 2010

Balsa


Sus brazos se convirtieron a sí mismos en remos de alta mar, cantándole en su interior los sueños que perdió aquél invierno. Porque tal vez todo lo vivido ese invierno late, aún hoy, desgarrándole los ojos.
Sus hombros buscan en el cielo expandido una respuesta censurada, acallaron sus deseos por resguardar un cofre sin usar. Pensando en las lluvias pasadas, se olvidó de las flores que nacerían después.

Todo lo que une sus cuerpos se confunde con la espuma, porque lo incierto dio forma a sus encuentros, porque lo compartido hizo hueco en sus silencios.

Los puntos de partidas son círculos en sus manos, ya ninguno es capaz de tirar los dados. Aguas tranquilas hoy rodean su balsa de madera vieja y una tela rasgada por el viento marca sus pulsaciones cansadas.

Pero sus miradas hoy recuperaron un brillo viejo, que sorteará sus miedos encerrados en cajitas negras de cartón. No pueden dejar de mirarse aún en la distancia, se piensan, se niegan, se acompañan.

Se encuentran sólo en la inercia del sueño, en un pensamiento perdido sobre la almohada. Se consuelan en la noche tranquila, en los rincones de oscuridad que los llevan a salvar pocos momentos.

El cuerpo de ella se retuerce entre las sábanas, con un grito enmudecido rogándole que regrese a despertarla. Su interior se fuga en el destiempo de las horas sin reloj, se muerde, dormida, por no comprender los cambios; se aniquila, por no aprender a crecer y olvidar.
Los muebles se vuelven fantasmas en su espacio, las fotos le declaran una guerra a su inconciente. Bajan por su cuerpo las aguas somnolientas de la madrugada, un incómodo sentimiento de desesperación invaden sus piernas. Su alma se acalambra junto a su mente, ya nada de su sueño se hará realidad.

Los momentos de soledad, le traen a él un pedazo de lo que vivió por fuera de su mar agotado. Sus manos ya no recuerdan su piel, pero su rostro no logró olvidar sus besos. A veces un sueño confuso le penetra su habitación sin ser llamado, y conviven en la noche momentos intensos que el tiempo ha enterrado.

El ruido de una guitarra, llora a la par del amor por el que se equivocaron. Los años aún no le han respondido por qué siguen unidos a través del viento.
La tregua de la mentira quiso separar sus miradas, y murió agotada entre el resto de la gente. La impulsividad de los celos se marchó en el último barco, derrotada por la invencible confianza, que aún inexplicable los continuaba uniendo.
Un hilo de verdad deja de esconderse tras el muro del orgullo. Un gesto, un sabor, se convierten en razones que viven en el espacio imantado de sus abrazos.

Un fuego que arde sube por su columna, una mezcla de sabor y olor invaden el espacio que delimita la piel de ambos. Ella escucha los consejos susurrados en su nuca y él percibe el calor que florece entre sus cuerpos.

Una confusión les declara una verdad, la del retorno a su fuente de sal. Una esencia que vaga por las olas y los une a tientas, antes del naufragio.

Floto


Flotan verdades en el aire. Están a mi alrededor y me quedo mirándolas. Son verdades que lastiman pero no están cargadas de maldad. La condición de su existencia no las hace culpables de mi soledad.
Flotan verdades sobre mi espalda, en mis pies, a mis costados. Vinieron en vigilia de mis sueños inconclusos, vinieron a liberar este dolor. Mis recuerdos se pegan a las paredes, se imprimen, se exprimen, para encuadrarse en mi memoria. Son imágenes difusas cargadas de emociones, que oprimen mi pecho cada vez que deciden aparecer. Son voces lejanas, son momentos que fueron enterrados por el tiempo.
El alma suspira por el dolor, las verdades le regalan una razón para dejar de llorar. Los recuerdos invaden el cuarto, lo recorren en silencio, enmudeciendo mis labios…
Flotan mis sueños acabados, lamentándose una y otra vez. Rugen desde los rincones, atormentados. Flotan con un aura azul que los cubre, que los protege.
Son sueños rojos, de centros de fuego. Son sueños que arden pero no queman. Son sueños que anhelan pero no aprisionan. Son fuertes pero dóciles. Son sueños que vuelan en mi destino esperando a ser despertados. Hay látigos que los apuran a crecer.
Los látigos de la soledad los presionan a revelarse. Son sueños maltratados que necesitan libertad para nacer, para abrir, para iluminar. La condición solitaria del alma destroza los sueños y comienzan a fundirse con verdades transparentes. Sólo queda la desilusión de lo irrealizable.
Flota lo extraordinario del silencio, su inconfundible vacío que todo lo llena. Flota la presencia de la nada misma. No es la calma. Es el aire que viene antes de la tormenta, que sopla sin frío; es la lluvia que anuncia momentos de recuerdos, de pensar, de sentir…
Floto por encima y por debajo de mi misma.
Floto de la mano de esta soledad que nunca lograré aceptar.
Floto con mis ojos cansados de verdades que no quieren esconderse.
Floto sosteniendo mis sueños rotos y castigados por el olvido.
Floto con un horizonte de recuerdos que siempre buscarán mi culpa.
Floto con las ansias de encontrarte en esta inercia de buscarte…