sábado, 3 de septiembre de 2016

Urbano 1

Chau luces de neón, bienvenidas centelleantes y fluorescentes Leeds. Las noches de mercurio se funden con las luces que titilan, estrellitas azules y robóticas.

En el centro, ni el mercado ni ‘el sin techo’ duerme. En una esquina de Plaza Moreno, el micro rojo salpica adrenalina y un humo bastante oscuro. La neblina desdibuja las luminarias amarillas y la humedad lleva los pelos volátiles hacia las nubes.

El centro de la matriz, la ponderada tecnología que se embebe de las manos manipuladoras: ‘No hay servicio’, ‘no tiene subsidio’, ‘¿qué obra social tiene?’, ‘¿SUBE usted? ´.

El camino dentro de la jungla conglomerada nos dispone como un pac-man en acción, ¿quién da más? ¿Quién sobrevive? ¿Cuántos descansamos entre bocinas y alarmas con la pansa tranquila y la conciencia llena?


Pero el día se extiende mucho más allá que las pupilas y en el monte los humanos todavía se sienten hermanos. Un fuego los guía a tomarse de las manos y la tierra agradece las caricias. Humo libre que serpentea el globo azul, el sol suspira porque aún existen miradas claras y corazones vivos.

No hay comentarios: